Amigos de la Cooperativa Apicola Nahuelbuta, aca compartimos un importante informe de INDAP respecto a la producción y mercado de la miel:

1. Clasificación de las abejas

La abeja de la miel (Apis mellifera L.) es un insecto que pertenece al Orden Himenópeteros, a la
familia Apidae y al género Apis; este género comprende 4 especies, todas ellas sociales:
> Apis mellifera L. Es la abeja doméstica y se encuentra originalmente en zonas tropicales
de Europa (Zona Mediterránea) y África, de la que se extendió al resto del mundo
(Asia y América).
> Apis cerana. Esta especie se encuentra en Asia. Tiene como parásito a la varroa (Varroa
jacobsoni), que no le causa graves problemas, aunque sí a Apis mellifera. La varroa
es un ácaro parásito, que se alimenta de estados inmaduros y adultos del insecto (hemolinfa).
Existen en esta especie de abeja referencias tan antiguas como de Apis mellifera.
> Apis dorsata y Apis florea. Se encuentra en las zonas tropicales de Asia. Viven en nidos
abiertos, al igual que las avispas. Su recolección de polen es de forma natural. Al
presentarse un único panal y ser poco productivas, se practica poca apicultura con ellas.
Si nos centramos en Apis mellifera hay 23 razas o subespecies distribuidas en 7 zonas: Sur y
Este de Europa, Norte y Oeste de Europa (Apis mellifera sp iberica), Islas Mediterráneas, Norte
de África, Sur de África, Este de África y Oeste de África. En Europa las 4 principales variedades
de abejas mas conocidas son:
> A. mellifera mellifera. Originaria de Europa del Norte y del centro-oeste de Rusia hasta la
península Ibérica. Es de color marrón oscuro a negro.
> A. mellifera ligustica. Italiana de origen, es una abeja muy popular en todas partes del
mundo. Es de color claro y tiene largos segmentos amarillos sobre el abdomen. Es una
abeja muy dócil.
> A. mellifera carnica. Esta abeja originaria de los Alpes del Sur de Austria es de color
marrón ó gris. Es muy popular para muchos apicultores en atención a su docilidad.
> A. mellifera caucasica. Esta abeja de color gris plomo es originaria de los altos valles del
centro del Cáucaso.

En una colonia de abejas se pueden encontrar la abeja reina, los zánganos y las obreras, cada
una de ellas con una labor determinada:
1.1 La reina: Su principal tarea es la de poner huevos y son las obreras las encargadas de
alimentarla. Las reinas nacen en unas celdillas llamadas “realeras”, que son mayores que las
normales y en forma de bellota. Las obreras alimentan esta larva con jalea real, lo que hace que
sea fértil y se diferencie de las obreras normales. Sólo subsiste una reina por cada colmena.
Días después de su nacimiento, en tiempo cálido, la reina sale al exterior para ser fecundada por
los zánganos y esta fecundación le llegará para el resto de su vida, que dedicará a poner huevos
para que nazcan nuevas obreras. La reina deposita un huevo en cada celda, si está sin fecundar
producirá un zángano, si es fecundado una obrera. La vida de una reina puede ser de hasta 5
años, aunque normalmente se sustituyen de forma natural a los dos o tres años.
1.2 Los zánganos: Los zánganos nacen de huevos sin fecundar, son de mayores dimensiones
que la obreras, abdomen más cuadrado y ojos grandes y contiguos. Sus funciones aparte de
fecundar a la reina son bastante discutidas, pero se piensa que ayudan a mantener el calor en la
colmena, y también repartirían el néctar.

Estrategias Regionales de Competitividad por Rubro: Producción y Mercado de la Miel 2
1.3 Las obreras: Las obreras son las verdaderas trabajadoras de la colmena; desde que
nace una obrera, pasa por distintas tareas dentro de la colmena: hacer cera, limpiar, alimentar,
guardianas, y por último pecorear. Las cereras hacen y retocan las celdillas; las alimentadoras
dan de comer a las larvas y a la reina, las limpiadoras libran de restos la colmena; las guardianas
son las encargadas de la protección, y las pecoreadoras son las que salen a recoger néctar y
polen de las flores, y agua. Una obrera puede volar a unos 3 km de distancia, aunque normalmente
no se alejan más de 1 km en busca de flores. Cuando una abeja encuentra un buen lugar
para pecorear, vuelve a la colmena y mediante una danza avisa a las demás de la posición y
distancia que se encuentra.

2. Tipos de colmenas
Una colmena es un espacio construido o dispuesto por el hombre como albergue del enjambre
de abejas. Son viviendas artificiales que pueden ser de paja trenzada, madera, corcho o cerámica,
aunque actualmente predominan las colmenas construidas a base de plástico.
En una colmena se distinguen varias partes:
> Base o fondo. Constituye la parte baja de la colmena, se pueden situar la piquera (apertura
por la cual salen y entran las abejas) y el tablero de vuelo.
> Cámara de cría. Es un cajón donde se sitúan los cuadros, se coloca la reina y los estados
inmaduros (huevo, larva y pupa).
> Alzas. Son cajones rellenos con cuadros o panales donde se va a situar la miel elaborada
por las abejas.
> Entre-tapa y tapa. Techo que cierra la colmena.

Se distinguen dos tipos de colmenas:
2.1 Colmenas fijas: Los panales están hechos por las abejas dentro de la colmena y pegados
o fuertemente adheridos a las paredes de la colmena. Actualmente no se emplean. Presentan
dos inconvenientes: no se puede inspeccionar la colonia, por lo que no se sabe el estado
sanitario de la misma; y provocan estrés cuando se extrae la miel, porque hay que cortar los
panales y las abejas tienen que reponerlos.
2.2 Colmenas móviles: Son aquellas que presentan cuadros móviles de madera en el interior
de la colmena, sobre los que se sitúan los panales. Sobre ellos se coloca una capa de cera
estampada (lámina de cera). Las abejas construyen el panal, estirándola y añadiendo más cera,
la que se conoce como cera estirada.

DESCARGAR PDF COMPLETO